VOLCÁN OSORNO: EL REY DEL SUR

- Su inactividad volcánica se prolonga ya por más de un siglo. En sus faldeos hay refugios que permiten casi durante todo el año realizar la práctica del esquí y deportes blancos. Al llegar el verano, reaparecen las fisuras volcánicas, dando paso al excursionismo el cual debe realizarse bajo todas las condiciones de seguridad, ya que es una zona peligrosa.

VOLCÁN OSORNO: EL REY DEL SUR

Con 2652 metros de altura, el volcán Osorno está situado en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales. Es reconocido a nivel internacional por sus espectaculares condiciones naturales, además por ser uno de los emblemas de la región de los lagos.

Su inactividad volcánica se prolonga ya por más de un siglo. En sus faldeos hay refugios que permiten casi durante todo el año realizar la práctica del esquí y deportes blancos. Al llegar el verano, reaparecen las fisuras volcánicas, dando paso al excursionismo el cual debe realizarse bajo todas las condiciones de seguridad, ya que es una zona peligrosa.

El volcán está ubicado a 60 kilómetros al noreste de Puerto Varas. Su altura permite que pueda ser divisado desde toda la Provincia de Osorno, incluso desde algunos lugares de la Isla de Chiloé, transformándose así en una postal típica de la región.

Cada año lo visitan miles de turistas a través de variadas excursiones para intentar ascenderlo. Se puede llegar a él desde Puerto Kloker, Ensenada y Petrohué. El ascenso dura aproximadamente 6 horas y en la mayoría de los caos se realiza en grupos a cargo de un guía. Es requisito la utilización de ropa térmica, anteojos de sol, cremas protectoras, agua y calzado especial para el ascenso.  

En 1835 se produjo una importante erupción en este volcán. Uno de los testigos de este fenómeno fue Charles Darwin, quien se encontraba en aquel entonces en Ancud. Al ver la erupción, Darwin sospechó sobre la existencia de una relación entre la actividad simultánea de volcanes geográficamente distantes. Los datos en los que se basaba Darwin eran errados, ya que le reportaron una erupción en el Aconcagua, lo que era prácticamente imposible, ya que no se trata de un volcán, sino de un volcán extinto.

Lo anterior, se refleja en este segmento escrito por Charles Darwin:

"He quedado muy sorprendido al saber más tarde que el Aconcagua, en Argentina, 480 millas más al Norte, se puso en erupción durante la misma noche, y me asombré más aún al llegar a mí noticias de que la gran erupción del Cosiguina, 2700 millas al Norte del Aconcagua, erupción acompañada de un terremoto que se hizo sentir en un radio de 1000 millas, había tenido lugar seis horas después. Es difícil aventurarse incluso a conjeturar si esa coincidencia es accidental o si hay que ver en ello la prueba de alguna comunicación subterránea."

La última erupción registrada de este volcán ocurrió en 1869. Esto le ha otorgado el lugar número 48 del catálogo de volcanes del CERESIS (Centro Regional de Sismología para América del Sur.

Al origen del Volcán Osorno se le asocia una leyenda mapuche. Según su mitología, un antiguo y poderoso espíritu llamado Peripillán, fue lanzado a la tierra debido a su perversidad. Al ser desterrado dio origen al Volcán Osorno, en el cual habita y está prisionero.

La furia de este volcán igualmente está expresada en la leyenda de Licarayén, leyenda sobre cómo se formó el lago Llanquihue.